>Paquetes Atléticos IX

>

Otro mes de enero y el Atleti vuelve a tocar fondo. Se ha perdido ya la cuenta de las veces a la que ha llegado a esta situación a estas alturas de la temporada. La historia se vuelve a repetir, con una mala planificación, una imagen lamentable y unos pésimos refuerzos de invierno como el brasileño Elías que apunta alto para ser uno de los más ilustres paquetes atléticos, sólo hay que ver la foto de su presentación (me recuerda mucho a la del Pato Sosa). Y otra vez a pensar en la próxima temporada.

Desgraciadamente los esperpentos de Alicante y Gijón dan pie al siguiente capítulo de los Paquetes Atléticos, el del “Añito en el Infierno”, que al final fueron dos.

Pese a perder la final de Copa, Gil siguió confiando en el quehacer de Fernando Zambrano, pero otra vez su apuesta personal resultó fallida, ¡qué mala suerte! Así que por el mes de octubre, cuando el equipo se acercaba peligrosamente a la zona de descenso a 2ªB, es destituido y le sustituye el “Pichón” Marcos Alonso. Más de lo mismo, el equipo seguía sin jugar a nada y marzo pasa a engrosar la larga lista de entrenadores atléticos destituidos. El montaje adjunto muestra esa lista actualizada a día de hoy que puede que muy pronto quede desactualizada. Finalmente, toma las riendas del equipo Cantarero, el entrenador del Madrileño que no venía haciéndolo mal con los chavales. El equipo remontó, aparecieron jugadores de la cantera como Fernando Torres, Antonio López, Cubillo o Zahínos, lo cual no garantizaba que no fueran unos paquetes. El Atleti se quedó fuera del ascenso por el gol average con el Tenerife a pesar de que Caparrós dijera que iba a subir por Decreto (aquí comenzó la rivalidad con el Cerdilla).


La plantilla dio un cambio radical en esta temporada; un cambio motivado por el descenso. Muchos dejaron el barco, algunos incluso rojiblancos de “corazón”. Salieron despavoridos jugadores que volverían a estar en la élite como Hasselbaink, Baraja, Molina, Valerón, Capdevila, Solari y otros que seguirían siendo igual de mediocres como Venturín, Pilipauskas, Bejbl, Gamarra, Ayala o Gustavo de la Parra que acabó su brillante trayectoria en el Collado Villalba.

Y llegaron un montón, unos de Primera, otros de fuera, otros del filial e incluso antiguos verdugos como el portugués Dani, un jugador con clase que sólo se podía disfrutar si se alternaba por la noche madrileña. Llegó el Pichichi de Primera, Salva Ballesta, español por los cuatro costados, pero limitadito. Un buen central, el bosnio Mirsad Hibic con bastante parecido a Rambo. Y hasta aquí la lista de jugadores decentes de esta temporada.

Los paquetes llegaron en cantidad por tierra, mar y aire. Aparte del ya comentado Dani Carvalho, se puede empezar por el pack de Vallecas que venía de un Rayo que había hecho una brillante temporada. Amaya, Hernández y Llorens, qué gran trío que poco más se supo de ellos. Para acompañarlos en la defensa, se fichó del Málaga a Juan Gómez (como Juan Gómez “Juanito” eso debieron pensar los dirigentes atléticos), que tuvo una notable trayectoria en la Real Sociedad pero que en el Atleti se le notaron sus carencias. Fagiani un lateral argentino que venía del Boca que resultó ser todo pundonor. El portero asturiano Sergio Sánchez que acabó su carrera profesional en el Gijón siendo el portero más goleado de los últimos 50 años. Sin olvidarse de Juan Carlos que volvió para no hacer nada. Y en invierno llegó uno de esos paquetes que se queda en la retina de los aficionados, el suizo Wicky que parecía salido de la serie de dibujos homónima.

Lo más positivo de esta temporada fue la cantera. Debutaron unos cuantos canteranos y entre ellos uno de los mejores jugadores que han salido de la cantera, Fernando Torres, que tuvo que debutar con tra el Leganés para intentar salvar el barco a la deriva pero que no pudo ser. El Niño ya tuvo que empezar a soportar toda la presión que ningún jugador rojiblanco quería asumir. De los otros canteranos que se podrían salvar son Antonio López, el actual capitán y que fue cedido posteriormente al Osasuna y Cubillo un centrocampista cumplidor que está acabando su carrera en la Balompédica Conquense tras pasar por el Getafe y el Rayo. Mención especial habría que hacer a Zahínos, de lo peor que ha pasado por el medio del campo atlético y Lawal, que era uno de esos 4 negros que se trajo Gil por no sé cuantos millones que acabaron en un juzgado.

Episodios Anteriores

Paquetes Atléticos I

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s